Terapia EMDR

Terapia EMDR

Terapia EMDR para el tratamiento de estrés postraumático derivado de acontecimientos graves y otras patologías a través de la estimulación bilateral

La terapia EMDR es una técnica psicoterapéutica ligada a la neurociencia y de demostrada eficacia utilizada en el tratamiento de traumas que no han sido debidamente asimilados por el paciente, dando lugar, por ello, a trastornos severos.

Como psicóloga y terapeuta capacitada en EMDR, abordo con esta técnica dos aspectos principalmente:

  • En lo relativo a procesos de duelo, puesto que resulta especialmente útil a la hora de afrontar recuerdos dolorosos como, por ejemplo, la imagen de un accidente en el que hemos perdido a un familiar cercano.
  • En el caso de pacientes que arrastran una gran perturbación por el recuerdo de hechos especialmente traumáticos que no consiguen resolver, como una agresión, abusos sexuales, robo con intimidación y violencia, el haber sentido y puesto en peligro la integridad física o haberlo presenciado en otras personas, etc.

¿Qué es EMDR?

Avalada por la Organización Mundial de la Salud para el tratamiento del trauma, la técnica psicológica conocida como EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocessing) se basa en la comprensión y el procesamiento de experiencias traumáticas a través de procedimientos estructurados que incluyen la estimulación bilateral. De ahí que esta terapia se utilice especialmente para el tratamiento del TEPT (Trastorno por Estrés Postraumático) derivado de acontecimientos graves y otras patologías.

Esta técnica se basa en la teoría de que los movimientos oculares voluntarios reducen la intensidad de la angustia de los pensamientos negativos y permiten al cerebro completar adecuadamente el procesamiento de la experiencia traumática (procesamiento que nuestro cerebro no pudo realizar en su momento debido a la intensidad del trauma). Esta investigación fue desarrollada por la psicóloga norteamericana Francine Shapiro en 1987 y se basa en el trabajo que realizó con militares traumatizados por la Guerra de Vietnam y con víctimas de abusos sexuales.

¿En qué consiste la terapia EMDR?

Durante las sesiones que conforman el proceso de terapia, el paciente describe el hecho traumático que ha desencadenado esa situación de estrés, incidiendo sobre los aspectos angustiosos que vivió, mientras recibe estímulos bilaterales ya sean sonoros, kinestésicos o visuales, siendo estos últimos los más comunes: el paciente mueve los ojos de un lado al otro siguiendo las indicaciones del o de la terapeuta.

De esta forma, el o la profesional pone en marcha un sistema de procesamiento de información del cerebro, posibilitando que, en pocas sesiones, ese daño emocional duradero en el inconsciente se procese adecuadamente gracias a la desensibilización y reprocesamiento del propio recuerdo, así como a la estimulación del cerebro para integrar el hecho traumático en nuestra memoria de una forma sana.

¿Cuál es el objetivo del EMDR?

La meta es que el paciente procese la información sobre el incidente traumático llevándolo a una “resolución adaptativa”, es decir, a la reducción de los síntomas, a un cambio en la manera en la que se siente respecto a esa experiencia y a la posibilidad de desarrollar una vida totalmente normalizada.

¿Cuándo recurrir al EMDR?

La terapia EMDR se ha aplicado frecuentemente para dar tratamiento en situaciones de grandes catástrofes humanitarias, atentados o acontecimientos traumáticos graves en zonas de conflicto. Sin embargo, su aplicación se ha extendido a otras situaciones.

En general, la EMDR está indicada en situaciones en las que un suceso traumático del pasado está creando problemas en el presente debido a que el cerebro no ha podido procesar de forma adecuada esa experiencia debido a la intensidad del trauma.

Aplicación de EMDR en el duelo

La aplicación de EMDR está indicada en situaciones relacionadas con fallecimientos o pérdidas en los que puede haber reminiscencias muy dolorosas, por ejemplo, recuerdos del proceso de una enfermedad, imágenes de un accidente, etc., es decir, acontecimientos que se vivieron en el pasado y que continúan produciendo gran sufrimiento y perturbación en la persona. El trabajo con esta técnica permite procesar adecuadamente esas experiencias de manera que dejen de ser una fuente de perturbación. Se convierten así en una experiencia de vida.

Así mismo, la terapia EMDR puede aplicarse para el tratamiento de otros trastornos psicológicos y de las secuelas que surgen como consecuencia de diferentes situaciones traumáticas, aunque no sean de naturaleza tan extrema (ambiente familiar desfavorecedor o problemas de apego en la infancia, falta de apoyo, separaciones, acontecimientos dolorosos, etc.).

Más información sobre EMDR:

www.asociacionemdr.org
www.iemdr.es/

Uso de cookies

Le informamos de que este sitio web contiene cookies propias y de terceros con la finalidad de mejorar los servicios ofrecidos a través del mismo así como mejorar la experiencia de navegación. El hecho de continuar navegando por este sitio web supone la aceptación del uso de las cookies con las finalidades descritas. Para más información pinche aquí.

ACEPTAR